El secreto rejuvenedor que aún no te han contado

En mis 25 años de experiencia siempre he oído el mismo comentario entre mi clientela sobre las cremas faciales anti-edad: “Todas son iguales”.

Es indiferente su precio o el envase lujoso en el que se presentan.

No existe mucha diferencia entre unas y otras, a excepción de su olor o textura.

Puedes lograr una piel más hidratada y nutrida pero tu rostro seguirá mostrando signos de envejecimiento prematuro.

Frases como “Últimamente me veo fatal, fea y arrugada”, “Vaya careto de cansada tengo”, “Qué mal color me veo”, “La piel me pica mucho”, “Mira que ojeras”, “Parece que estoy enfadada con tanta arruga en el entrecejo”… es lo que suelo escuchar a las mujeres que atiendo en mi centro de estética.

Y ¿sabes de qué va seguido?

Es que no duermo bien”, “Mi jefe me hace la vida imposible”, “Entre mis hijos, mis padres, mi marido…no paro”, “No me encuentro muy animada desde hace meses”, “No puedo más, estoy muy estresada”..

Cuando el ritmo frenético de nuestras vidas nos provocan emociones negativas (ansiedad, estrés, depresión, angustia, miedo….), estas tienen una consecuencia también negativa en nuestra piel, en nuestro gesto.

La belleza que anhelas no se puede envasar ni comprar aunque la publicidad de las grandes marcas te cuente todo lo contrario.

Porque lo que olvidan todas las cremas del mercado es nuestro estado de ánimo.

Y es lo que ARIMA Cosmética Bach trata: piel y gesto, lo físico y lo emocional, todo lo que se refleja en tu rostro.

Pero quiero seguir contándote algo que aún desconoces.

¿Alguna vez te has parado a leer la composición de las cremas y productos de cosmética que echas a tu rostro?

Te doy algunas pistas

Parafinas (aceite mineral, sale de un compuesto que viene del petróleo y del carbón), siliconas (sustancia inorgánica a base de silicio), parabenos (producto químico para evitar la caducidad), colorantes minerales (procedentes del petróleo o cromo), fragancias sintéticas… y mucho más.

Las mayorías de las cremas convencionales, incluidas las de las grandes marcas, en vez de mejorar tu piel la estropean.

Da igual que sean las más caras del mercado, todas usan sustancias tóxicas que provocan el efecto contrario al que necesitas.

Tu piel se está ahogando, asfixiando y deshidratando sin que lo sepas, y tu rostro no es un basurero.

Después hay mujeres que prefieren frenar el envejecimiento por el camino más corto: las inyecciones de botox, los rellenos faciales o los lifting que te dejan sin expresión y con un rostro antinatural.

Seguro que te vienen a la mente algunas famosas que parecen Barbies de serie.

Pero lo que no sabes es que aunque uses cosmética natural y orgánica, sin todo ese veneno de las cremas tradicionales, tu rostro seguirá igual.

Porque tu cosmética natural no es suficiente

Y ¿Cómo puede ser que tu piel haya mejorado con productos naturales pero sigues teniendo una cara envejecida y sin vida?

Esto mismo le pasó a Carmen, de 54 años.

Llegó a mi centro desesperada tras el confinamiento.

Parece que me han echado 15 años encima, me dijo.

Y era cierto.

Su piel estaba descolgada, con arrugas más profundas, sus párpados caídos, con color apagado, deshidratada y tensa.

Podía haberle recomendado varias cremas naturales y algunos hábitos cosméticos pero nada de eso le hubiera servido.

¿Sabes por qué?

Porque ninguna crema del mercado tiene en cuenta algo tan importante para nuestra belleza:

las emociones.

Marisa no estaba tranquila.

Sentía angustia y terror a que ella o su familia se contagiara. No podía dormir y estaba bloqueada ante la situación. Lloraba un día sí y otro también.

Se sentía triste, acomplejada y apática.

Y todas esas emociones negativas se reflejaban en su rostro, en su gesto.

Con el tratamiento natural rejuvenecedor que le apliqué a base de Flores de Bach, a los pocos días se sintió más tranquila, menos angustiada y dormía mejor.

Su piel comenzó a recuperar color y luminosidad. Estaba más radiante, tersa y joven.

Y te preguntarás ¿Qué son las Flores de Bach?

Es un sistema de 38 esencias florales descubiertas en 1930 por el médico, bacteriólogo y patólogo Edward Bach, para mejorar, regularizar y equilibrar 38 estados emocionales.

El uso de las Flores de Bach está muy extendido en Europa aunque en España son menos conocidas.

En Inglaterra, por ejemplo, se recetan en farmacias e incluso los miembros de la Casa Real inglesa son fieles seguidores de sus múltiples beneficios.

Puedo señalarte numerosos estudios científicos que prueban su eficacia contra el miedo, la ansiedad, la tristeza, el insomnio… como el de la Universidad de Ciencias Médicas de Cuba o el del Hospital de Bad Urach de Alemania.

Pero en Internet encontrarás de todo, tanto a favor como en contra.

Ante tanta información, alguna confusa y errónea, solo queda que lo experimentes por ti misma.

Si pruebas mis productos, sabrás que ha merecido la pena. Ya depende de ti.

Eso sí

Quiero que sepas que la cosmética natural rejuvenecedora facial de ARIMA no es para todas las mujeres. No es:

  • Para las que tienen miedo a probar una nueva cosmética más natural y menos tóxica para su rostro.
  • Para las que es más importante el precio de una crema que la salud de su piel.
  • Para las que prefieren atajos más rápidos e invasivos aunque se les queda la cara de una estatua de cera.
  • Para las que desconfían de los beneficios y propiedades de las plantas medicinales y las flores de Bach pero no les importa echar veneno a su piel.
  • Para las que quieren aparentar una edad que no tienen cueste lo que cueste.

Y si aún te quedan dudas de la primera COSMÉTICA NATURAL REJUVENECEDORA A BASE DE FLORES DE BACH que existe en el mercado, tendrás:

  • Una manera eficaz y natural de mejorar el aspecto de tu piel en menos de una semana.
  • El secreto que todas desean conocer para parecer más bellas y seguras de sí mismas sin necesidad de pasar por el quirófano.
  • La mejor forma de envejecer con dignidad sin andar con la cara hinchada de botox.
  • La razón más poderosa para volver a mirarte al espejo sin sentir rechazo ni desprecio por lo que ves.
  • La solución más integral y sana que encontrarás en el mercado para sentirte bien por dentro y por fuera.
  • El camino más rápido para rejuvenecer, reparar y regenerar tu piel sin necesidad de usar miles de cremas aunque sean las más caras del mercado.

Si ya no te queda ninguna duda, visita mi Tienda Online ARIMA y empieza a disfrutar de sus beneficios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad